Guarda y custodia compartida de los hijos en los divorcios

Guarda y custodia compartida de los hijos en los divorcios

Guarda y custodia compartida de los hijos en los divorcios

Guarda y custodia compartida de los hijos en los divorcios.
El Artículo 92 del Código Civil

En su apartado 5 ,el artículo 92 Código Civil trata de la guarda y custodia compartida y a tal fin establece:

Se acordará el ejercicio compartido de la guarda y custodia de los hijos cuando así lo soliciten los padres en la propuesta de convenio regulador o cuando lleguen a este acuerdo en el transcurso del procedimiento. El Juez, al acordar la guarda conjunta y tras fundamentar su resolución, adoptará las cauteles procedentes para el eficaz cumplimiento del régimen de guarda establecido, procurando no separar a los hermanos.”

El extenso artículo que considero no necesario reproducir textualmente en sus apartados siguientes (nueve en total) regula el  procedimiento en función de una serie de circunstancias que deben ser valoradas por el  juzgador teniendo en cuenta examen  conjunto de las pruebas practicadas (intervención del Ministerio Fiscal, audiencia a los menores con suficiente juicio, normalmente siempre a los que han cumplido 12 años, declaración de los padres, informes de especialistas, es decir, los informes psicotécnicos – psicosociales etc.) y  añade dos aspectos más:

Uno perfectamente lógico como es excluir de la guarda y custodia a aquel progenitor que haya podido incurrir en actos delictivos  (violencia de género, causas penales que afecten a la integridad moral-sexual de los menores o del otro progenitor…)

Y otro, en mi opinión más conflictivo por la dificultad de prueba que implica, como es el acordar  la guarda y custodia compartida  a petición de uno solo de los progenitores, aunque, eso sí, con informe favorable del Ministerio Fiscal, si se entiende que de esta forma se puede favorecer al menor, es decir se le pude proteger.

En definitiva la guarda y custodia compartida de los hijos se impone como medida menos traumática en los procesos judiciales de divorcio siempre pensando en el interés de los menores como bien fundamental digno de protección.

Es cierto que cada caso es un mundo; un mundo particular que cada cual vive a su modo. Generalizar es fácil y entrar en detalles tremendamente complicado porque las familias rotas viven su experiencia en función de mil circunstancias que sólo los protagonistas las conocen.

Por este motivo la labor del Juez a la hora de fijar una decisión al respecto es compleja y de ahí que el citado artículo trate de armonizar una serie de factores  que hagan más justa esa decisión, como acabo de señalar.

Entre esas pruebas hay una especialmente delicada: oír al menor. Esto último, que en el argot judicial se denomina exploración del menor, tendrá siempre lugar cuando éste tenga al menos 12 años pues se considera que es una edad en la que la formación de toda persona  (discapacidades al margen)  adquiere un grado de madurez que debe ser tenida en cuenta a la hora de debatir cuestiones tan importantes como de la que se trata.

Cierto es que es  cada vez más frecuente que estas exploraciones  tengan como protagonistas a niños de muy corta edad. La pregunta es retórica pero la solución compleja ¿A quién quieres más  a mamá o a papá?

Que se trate de una posición –la del menor – que esté libremente formada  y no haya venido inducida por presión alguna de los progenitores  es algo fundamental a valorar por el Juez que al fin y a la postre es a quien le corresponde la última palabra.

Precisamente, por las dificultades que entraña una decisión de este tipo (aún cuando acuerde la custodia compartida) es por lo que la ley contempla la valoración de esa pluralidad de pruebas  a que antes me refería.

Para que esa guarda y custodia sea compartida hay que tener en cuenta –y así lo refiere la jurisprudencia más reciente- que no conlleve una alteración drástica en la vida del menor.

La cercanía de los domicilios respecto al centro escolar, la flexibilidad  de los horarios y días de visita para el progenitor que no lo tenga consigo en ese tiempo, la no separación de los hermanaos, el propio estilo de vida a que han estado acostumbrados los pequeños (o no tan pequeños) son factores determinantes sin olvidarnos de la propia responsabilidad de los progenitores que deben esforzarse por consensuar ese estilo de vida y esa educación, la formación integral en definitiva, de los hijos.

Sin esa amalgama de elementos resulta muy difícil  adoptar la decisión de compartir guarda y custodia porque podría afectar de forma negativa en el propio desarrollo, a todos los niveles, de los menores cuyo futuro podría quedar marcado  por decisiones erróneas de difícil solución con el paso el tiempo.

No es mi propósito en estas líneas adentrarme en otros aspectos que sin embargo resultan hasta cierto punto frecuentes en el comportamiento de los padres. Me refiero muy especialmente a los halagos, mimos, regalos y trato preferencial  hacia el niño que pude suponer una discriminación respecto al otro progenitor.

¿Quién no ha oído hablar de que cuando está con papá , o con mamá, el niño hace excursiones, va al cine, se le permite salir con sus amigos hasta horas no recomendables, si se encapricha con el último juego electrónico se lo compran, el último modelito de ropa…?

Es una forma de atraerse al menor con tal de marcar distancias con respecto al otro padre e incluso, me consta, a veces suponiendo un  gasto económico por encima de las posibilidades familiares.

De esto me ocuparé en otro momento  pero no olvidemos que es un componente más  de la dificultad que comporta  adoptar decisiones acerca de la guarda y custodia de seres especialmente vulnerables.

VídeoBolg

INFÓRMESE SIN COMPROMISO

91 402 51 96

despacho@jlcasajuana.com

¿DUDAS? PREGUNTA A NUESTROS EXPERTOS




En virtud de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento europeo y del consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales, CASAJUANA ASESORES S.L.P le informa que sus datos personales incorporados en este formulario, serán incluidos en un fichero creado bajo nuestra responsabilidad, con la finalidad de comunicarnos con usted para llevar a cabo el mantenimiento y control de la relación negocial que nos vincula y podrán ser cedidos a terceros para gestionar la relación negocial.
Según el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016, puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición y supresión dirigiéndose por escrito a CASAJUANA ASESORES S.L.P en la Calle de Diego de León, 47, 28006, Madrid o al correo electrónico despacho@jlcasajuana.com

He leído y acepto lo dispuesto en la normativa de Protección de Datos


Equipo Jurídico especializado en Compra Venta de Empresas, Fusiones, Joint Ventures y demás Operaciones de Corporate

Artículos Relacionados