El proceso de “Due Diligence” en la compraventa de empresas

El proceso de Due Diligence en la compraventa de empresas

El proceso de Due Diligence en la compraventa de empresas

Desde el momento en que posibles inversores o compradores muestran interés en la adquisición de una empresa, hasta que se lleva a cabo definitivamente dicha adquisición, comienza un interesante proceso de información con el fin de obtener un correcto conocimiento de la empresa que se pretende adquirir.

Es donde entra la figura de la Due Diligence, nombre con el que se conoce a la investigación detallada de las distintas aéreas de negocio de una empresa.

La figura de la Due Diligence sigue siendo una figura relativamente desconocida en nuestro ordenamiento jurídico, a pesar de ser una figura muy extendida en el panorama empresarial en los últimos años.

El objetivo de la Due Diligence es reducir el riesgo de la transacción, ya que aporta al comprador una evaluación independiente y detallada de la empresa, pudiendo revisar los posibles pasivos ocultos o las posibles contingencias que se encuentren en cada una de las áreas de estudio. Esta se postula como uno de los pilares fundamentales en el que se sustenta la toma de la decisión final de la adquisición de la empresa, además derivado de la misma, y en caso de efectuarse la compra, se establecen las condiciones que la regirán, es decir, las condiciones del contrato.

Este mayor conocimiento de la empresa investigada conlleva la identificación de los posibles riesgos de la operación, así como de las oportunidades, además de identificar, como se ha mencionado anteriormente, los posibles pasivos y contingencias que podrían implicar una variación a la hora de determinar el valor de la empresa que se pretende adquirir.

Por lo tanto, la Due Diligence aumenta el conocimiento que el comprador tiene sobre la empresa, lo que conlleva que no pueda alegar el desconocimiento sobre las posibles contingencias que puedan surgir en el futuro.

Puede interesarte: «Qué debe contener un contrato de compraventa de empresa«

Una vez que ya hemos definido en qué consiste y para qué sirve una Due Diligence vamos a centrarnos en describir cuándo tiene lugar, qué comprende, qué coste supone y cómo termina.

Cuándo tiene lugar una Due Diligence en una compraventa de empresas

La Due Diligence comenzaría, tras el periodo de toma de contacto y negociación entre los vendedores y los compradores, cuando estos últimos muestran el interés real en la compra de la empresa reflejado en la “carta de intenciones”, en dicha carta se establece la intención de los compradores en adquirir la empresa en su totalidad o una parte de la misma si se dan determinadas condiciones.

La carta de intenciones recoge:

  • Las directrices que de seguirán en la operación.
  • La obligación del vendedor a facilitar acceso a toda la información necesaria para llevar a cabo la compra de la empresa, fijando el periodo de tiempo determinado.
  • El compromiso de la parte compradora de guardad la confidencialidad sobre toda la información que reciba con motivo de la operación, así como de la propia negociación.
  • El compromiso del vendedor de no vender la empresa a un tercero mientras dure el proceso.

Áreas que comprende una Due Diligence

Partiendo de la base de que la Due Diligence depende de diversos factores, como pueden ser el tipo de transacción que se pretenda realizar o las características de la parte compradora o vendedora, así como la complejidad del negocio en sí, las áreas más habituales a la hora de realizar una Due Diligence son:

  • Área financiera: que nos permite conocer la salud económica de la empresa. Se analizan sus números y sus previsiones de crecimiento. Su función en valorar si la empresa es viable, su liquidez, así como el grado de endeudamiento que tiene y hasta su histórico financiero.
  • Área legal: permitiendo comprobar la situación legal de la empresa, las relaciones contractuales que le unen con terceros, la identificación de los posibles procedimientos judiciales que puedan afectar al negocio, así como su situación societaria. En este ámbito también se verifican los derechos que tenga la empresa en cuestiones de propiedad industria y/o intelectual.
  • Área laboral: se ocupa de estudiar que la empresa cumpla con toda la normativa referente a las relaciones laborales de sus trabajadores. Verifica que los sistemas retributivos son aplicados correctamente, teniendo en cuenta la antigüedad del personal. Además, verifican que se estén cumpliendo las exigencias legales con la Seguridad Social.
  • Área fiscal: revisando las posibles contingencias y que la empresa se encuentre al corriente de sus obligaciones exigibles con Hacienda.

Puede interesarte: «¿Qué servicios ofrece un despacho de abogados en un proceso de compraventa de empresas?«

Aunque estas áreas son las principales a revisar cuando se realiza una Due Diligence, podemos encontrar otras que de igual manera son importantes para que la parte compradora se haga una idea de la reputación de la empresa, como puede ser la posición en el mercado y los aspectos comerciales de la misma, realizando una revisión detallada de su estructura y funcionamiento, así como de los procesos comerciales o del mercado donde opera la compañía, teniendo una clara idea tanto del ABC de proveedores, como de clientes.

También se revisa que la empresa cumple con las cuestiones medioambientales, de protección de datos, de compliance y de los sistemas de seguridad informática y tecnología de la información.

Informe de Due Diligence

El proceso de Due Diligence termina con un informe, donde se recogen todas las áreas de revisión acordadas con la parte compradora y sobre las que se ha realizado el estudio. El mencionado informe debe incluir también la opinión de los asesores sobre la conveniencia de realizar la transacción, también debe mencionar las garantías adicionales que se deben solicitar, así como las posibles soluciones para minimizar las contingencias que hayan aparecido durante el proceso.

Como conclusión, los procesos de Due Diligence permiten conocer en profundidad los riesgos de la empresa analizada, siendo una herramienta fundamental en la negociación a la hora de establecer y pactar el precio de compra, ya que permite conocer todas las fortalezas y riesgos de la operación.

Puede interesarte:»Recomendaciones a tener en cuenta ante la compraventa de una sociedad«

Más información sobre CompraVenta de Empresas

Equipo Jurídico especializado en Compra Venta de Empresas, Fusiones, Joint Ventures y demás Operaciones de Corporate


Alba Sacido
Miembro del Departamento de Derecho Mercantil

26/12/2019

INFÓRMESE SIN COMPROMISO

91 402 51 96

despacho@jlcasajuana.com

¿DUDAS? PREGUNTA A NUESTROS EXPERTOS




En virtud de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento europeo y del consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales, CASAJUANA ASESORES S.L.P le informa que sus datos personales incorporados en este formulario, serán incluidos en un fichero creado bajo nuestra responsabilidad, con la finalidad de comunicarnos con usted para llevar a cabo el mantenimiento y control de la relación negocial que nos vincula y podrán ser cedidos a terceros para gestionar la relación negocial.
Según el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016, puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición y supresión dirigiéndose por escrito a CASAJUANA ASESORES S.L.P en la Calle de Diego de León, 47, 28006, Madrid o al correo electrónico despacho@jlcasajuana.com

He leído y acepto lo dispuesto en la normativa de Protección de Datos


Equipo Jurídico especializado en Compra Venta de Empresas, Fusiones, Joint Ventures y demás Operaciones de Corporate

Artículos Relacionados