La paga de Navidad

La paga de Navidad

La paga de Navidad

El trabajador tiene derecho a dos gratificaciones extraordinarias al año, una de ellas con ocasión de las fiestas de Navidad y la otra en el mes que se fije por convenio colectivo o por acuerdo entre el empresario y los representantes legales de los trabajadores. Igualmente se fijará por convenio colectivo la cuantía de tales gratificaciones. Como es sabido vienen reconocidas en el art. 31 del Estatuto de los Trabajadores, donde se establece, de manera muy aproximada, lo que acabamos de señalar.

La primera paradoja de estas gratificaciones es que en realidad no son extraordinarias, dado su carácter normal y ordinario. Así ya lo venía a señalar el para mí muy querido y recordado Tribunal Central de Trabajo en su sentencia de 21 de junio de 1974, RA 3105, doctrina que luego reiteró, en la que con atinado criterio decía que la única diferencia con el salario ordinario es que el plazo de su vencimiento periódico es superior al mes. Y añado, tampoco son graciables, aunque pueda parecerlo al denominarse “gratificaciones”.

No sé lo que durará en nuestro ordenamiento la nomenclatura de “Paga de Navidad”, y ya es curioso que la hubiera mantenido el texto estatutario de 1980, que, por el contrario, se ocupó de eliminar la denominación de la gemela llamada del 18 de julio, situándola ahora “en el mes que se fije por convenio o por acuerdo colectivo”, aunque como es natural no la suprimió, a pesar de su origen histórico, tan sólo un cambio estético y de ropaje.

Recordaba en su manual mi primer maestro, citando a otro gran laboralista que luego llegó a la presidencia del Tribunal Constitucional, que estas pagas tienen su origen en una comida de hermandad en la empresa para conmemorar la fecha, y que progresivamente fueron sustituyéndose por un pago de cantidad. De la misma manera algo parecido ha pasado con la Cesta de Navidad, cada vez más en desuso y generadora de conflictos en el entendido por unos y por otros que pudiera ser un derecho adquirido o una mera liberalidad, propia de épocas más paternalistas.

En algún otro autor he leído que con la paga de Navidad lo que se vino es a laboralizar el aguinaldo. Este mismo autor señala, sin ningún aval científico que lo advere, que el aguinaldo tiene su origen en la antigua Roma, cuando se intercambiaban regalos para tener buenos augurios para el año nuevo, aunque es más partidario de fijar entre nosotros el origen en los ‘christmas’ de Navidad, que no eran otra cosa, en su opinión, que una manera ‘elegante’ de los diferentes gremios de pedir unos dinerillos por las fiestas. Y nos recuerda que en la Biblioteca Nacional hay una colección en la que hay algo más de 200 postales de felicitaciones navideñas para pedir el aguinaldo, siendo la más antigua de 1788. Y apunta que cien de ellas pertenecen al gremio de los serenos, que como no tenían un sueldo como tal, pues intentaban sacar unas pesetillas con los christmas.

postales de felicitaciones navideñas

Postales de felicitaciones navideñas

Las dudas sobre la obligatoriedad ya no se producen, al venir recogidas como hemos dicho en el Estatuto. Y lo que tampoco debería admitir controversia es que su creación en nuestro derecho laboral moderno se produce en la década de los cuarenta del siglo pasado, lo que es de justicia señalar cuando se quiere borrar todo lo que sucedió después de 1939, a pesar de que el régimen que le precedió tampoco fue un modelo de convivencia y tolerancia. En efecto, la paga extraordinaria de Navidad la crea la Orden Ministerial de 19 de diciembre de 1944 (BOE del 24) para actividades no reglamentadas, extendiéndose a las actividades reglamentadas que no la tuvieran establecida, por Orden Ministerial de 6 de diciembre de 1945 (BOE del 9) y se fijó su cuantía en una semana del salario o jornal o la parte proporcional al tiempo trabajado en el año, a percibir antes del 24 de diciembre. Antes del Estatuto, la Ley de Relaciones Laborales de 8 de abril de 1976 en su artículo 29 establecía que todo trabajador tendrá derecho, como mínimo, a dos gratificaciones extraordinarias al año, con ocasión de las fiestas del 18 de Julio -se mantiene la denominación originaria- y Navidad, no pudiendo ser estas (éstas en la redacción original) inferiores a veintiún días de salario.

En la actualidad la cuantía de las pagas extraordinarias se determinará en el Convenio Colectivo de aplicación, y en los múltiples ejemplos que podríamos traer veríamos, que la sustituida paga del 18 de julio se sigue fijando su abono en verano, y que su cuantía, como la de Navidad, es equivalente a una mensualidad del salario base, no siendo extraño que se le adicione el complemento personal de antigüedad. Y también en muchos de esos convenios se ha acordado su abono prorrateado en las doce mensualidades ordinarias, de las dos o de una de ellas. Y en otros convenios, pocos, se ha establecido un mayor número de gratificaciones extraordinarias, siendo buenos ejemplos de esto último los convenios del sector financiero que, además de las “obligatorias” pueden acumular hasta cinco pagas extraordinarias adicionales, con periodos de devengo diverso (anual, de fecha a fecha, semestral)

Como ejemplo singular, sin mención expresa ni de la paga de “verano” o la de Navidad, el artículo 12 del Convenio colectivo del sector de Agencias Marítimas consignatarias de buque (APEMAR) de la provincia de Cádiz (BOP 9 de mayo de 2022) que señala: «Se establecen cuatro pagas extraordinarias para todas las categorías profesionales de una mensualidad de salario base Convenio más antigüedad consolidada, cada una, a devengar los días quince o inmediato anterior si (en el texto oficial viene acentuado) aquel fuera festivo, de cada uno de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre excepto para aquellos trabajadores/as que tuvieran reconocidos otros conceptos incluidos en las Gratificaciones Extraordinarias que les serán respetados… ». (redacción que expresamente, como se ve, aunque puede inferirse, no precisa el periodo de devengo de cada paga, si bien parece que es trimestral)

Otro ejemplo, que combina la nula referencia a las pagas del Estatuto (pero sin duda se refiere a ellas) con una detallada regulación del devengo y con prohibición de prorrateo, lo constituye el art. 42 G) del VII Convenio colectivo marco estatal de servicios de atención a las personas dependientes y desarrollo de la promoción de la autonomía personal (residencias privadas de personas mayores y del servicio de ayuda a domicilio) cuando señala que «se abonarán dos pagas extraordinarias, con devengo semestral, equivalentes a una mensualidad de salario base, más antigüedad, la primera con devengo del 1 de diciembre al 31 de mayo y abono el día 15 de junio y la segunda con devengo de 1 de junio al 30 de noviembre y abono el día 15 de diciembre». Y añade «En ningún caso dichas gratificaciones se abonarán prorrateadas mensualmente, salvo en los contratos menores de seis meses o cuando exista acuerdo con la representación unitaria o sindical». Desaparece, pues, no la paga, sino la noticia de la Navidad.

Lo que no debe confundirse es que, se prorratee o no su abono, sí se tiene que hacer de manera obligatoria para determinar la base de cotización mensual a la Seguridad social, que se formará, pues, con las percepciones mensuales ordinarias y lo que resulte del prorrateo en doce veces del total importe de las pagas extraordinarias.

En función del mandato estatutario de la necesidad del acuerdo colectivo para el prorrateo, insistimos que para su abono, aunque parezca quizás de una rigidez que puede no comprenderse fácilmente, el Tribunal Supremo ha declarado que no puede el empresario decidir unilateralmente el prorrateo de las pagas extraordinarias; entendiendo que la modificación de la forma de hacer efectivas las pagas extraordinarias -aunque no suponga disminución de lo recibido- exige acuerdo entre empresa y representantes de los trabajadores. STS 07/02/2005, rec. nº 1963/2004. Incluso he visto algún pronunciamiento, lo que todavía entiendo menos, que no es admisible el pacto individual del prorrateo, con la consecuencia que, de producirse sin habilitación colectiva, se entienda que en caso de que se produzcan, las cantidades abonadas por este concepto deben considerarse como salario ordinario (STS 08/03/2006 o STSJ Asturias nº 726/2013, de 5 de abril de 2013 o STSJ Madrid de 27 de octubre del 2008, respecto del convenio de la construcción). No obstante, en algún otro pronunciamiento menos extremo, se ha estimado que, una vez acreditado el pago prorrateado de las pagas extraordinarias por parte de la empresa, y admitido este por el trabajador, la reclamación de las citadas gratificaciones extraordinarias implicaría una duplicidad en la percepción de un mismo importe lo que supondría un enriquecimiento injusto contrario y prohibido por los principios generales del derecho. Y así se ha pronunciado, recientemente, el Tribunal Supremo en una sentencia de pleno, de 18 de mayo de 2022, rec. 1646/2020, sentencia nº 452/2022, rectificando, creo que afortunada y cabalmente, y de manera clara, su doctrina anterior.

Feliz paga de Navidad.

Puede interesarte: «Servicio de iguala en Derecho Laboral«

INFÓRMESE SIN COMPROMISO

91 402 51 96

despacho@jlcasajuana.com

¿DUDAS? PREGUNTA A NUESTROS EXPERTOS




En virtud de lo dispuesto en el Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento europeo y del consejo de 27 de abril de 2016 relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales, CASAJUANA ASESORES S.L.P le informa que sus datos personales incorporados en este formulario, serán incluidos en un fichero creado bajo nuestra responsabilidad, con la finalidad de comunicarnos con usted para llevar a cabo el mantenimiento y control de la relación negocial que nos vincula y podrán ser cedidos a terceros para gestionar la relación negocial.
Según el Reglamento (UE) 2016/679 de 27 de abril de 2016, puede ejercitar los derechos de acceso, rectificación, oposición y supresión dirigiéndose por escrito a CASAJUANA ASESORES S.L.P en la Calle de Diego de León, 47, 28006, Madrid o al correo electrónico despacho@jlcasajuana.com

He leído y acepto lo dispuesto en la normativa de Protección de Datos


ESPECIALISTAS EN CONCURSOS DE ACREEDORES
Servicio de iguala en Derecho Laboral

Servicio de iguala en Derecho Laboral

Departamento especializado en Compra Venta de Empresas

Departamento especializado en Compra Venta de Empresas

Artículos Relacionados